“Un notario de los de antes”

Cuando Noguera accede a la notaría de Barcelona en 1935, enseguida se involucra activamente en la institución notarial, como secretario del Colegio de Notarios y otras responsabilidades. Su carrera profesional no se detiene ni durante la guerra civil.

Después de la guerra, Noguera forma parte del grupo ciertamente notable de notarios que ejercen en la capital catalana, con nombres tan ilustres como los de Raimon M. Roca Sastre, Ramon Faus, Enric Gabarró, Federico Trias de Bes o Josep M. de Porcioles. Es decano del Colegio de Notarios de Cataluña entre 1966 y 1968, llevando a cabo una intensa actividad institucional tanto a nivel catalán, español, como en el ámbito del notariado latinoamericano.

Cuando en 1972 Noguera se jubila, cuenta ya treinta y siete años de ejercicio, una trayectoria profesional muy importante y un reconocido prestigio como jurísta: ha intervenido decisivamente en temas cruciales para el futuro institucional de Cataluña, como la complicada sucesión de Francesc Cambó, o la solución de la titularidad de la montaña de Montserrat -a través de la vieja figura catalana del enfiteusis-, en el Patronato del Monasterio de Pedralbes o en los problemas jurídicos que planteaba entonces el hospital de Sant Pau de Barcelona.

Como jurista, con todo el sentido de la palabra, Noguera también ha actuado decisivamente: en la redacción de la reforma de la ley hipotecaria de 1944, en la ley de redención de censos de 1945 o en el decreto del mismo año que permite al Colegio de Notarios conservar su archivo histórico. En la etapa de recuperación de la autonomía, Noguera, ya jubilado, interviene en la redacción de la ley de fundaciones privadas de Cataluña de 1982.

Como jurista también, es miembro de la Academia de Jurisprudencia y Legislación de Catalunya y del Institut d'Estudis Catalans, donde interviene activamente en su normalización después de la etapa franquista. También se convierte en el asesor jurídico de diversas instituciones y fundaciones culturales (Fundación Pau Casals, Fundación Joan Miró, Fundación Jaume Bofill, Biblioteca de Catalunya, Congreso de Cultura Catalana, etc.)

 

Subir